domingo, 18 de enero de 2009

EL "DOCUMENTAL" MÁS MENTIROSO JAMÁS CONTADO. PARTE II

Bueno después de unas merecidas vacaciones (que cortas que se hicieron snif) es hora de volver al aburrido mundo de la rutina. Retomemos donde nos quedamos, voy a dar mi opinión sobre lo que se supone es la parte más jugosa de Zeitgeist, la parte III, No te preocupes por los hombres tras la cortina.

Antes de comenzar a escribir me gustaría tocar dos aspectos que me parecen importantes. Primero, a diferencia de Zeitgeist o la Biblia, yo no intento ser la verdad revelada. Lo que voy a dar es MI PUNTO DE VISTA sobre un tema en particular, eso si, siempre intentando basar mis afirmaciones en hechos contrastables. Yo no quiero que nadie cambie sus posturas o concepciones sobre el mundo, solo quiero transmitir mi opinión, ya que para mi el documental MIENTE de forma deliberada. Las opiniones de cada persona merecen mi más alto respeto, solo quiero que la gente tenga otro punto de vista sobre los temas que se tratan, y que luego si, con las “dos bibliotecas” cada uno saque sus propias conclusiones.

Segundo, voy a recomendar otra vez la lectura del blog http://natsufan.livejournal.com. Aquí se realiza un análisis muchísimo más detallado y de superior calidad del que pienso hacer yo. La verdad que es una lectura obligada si lo que se desea es al menos poseer dos puntos de vista distintos sobre la temática.

EL DINERO

Siempre me va a quedar la duda de porque los autores de Zeitgeist antes de escribir tanta boludez sobre el dinero no leyeron cualquier simple manual de Economía. Porque una cosa es cierta, cualquier persona con un conocimiento BÁSICO de esta ciencia, sabe que la teoría que se esgrime sobre este tema no tiene ni pies ni cabeza. Miren que para corroborar lo que digo no hay que ser un Ph.D, salido de Harvard, sólo busquen cualquier manual básico de Economía y lean el capítulo sobre el dinero.

Señoras y señores no hay ningún plan maestro tras la creación del dinero, la razón de su existencia es bien simple: hacernos la vida más fácil a nosotros los simples mortales. Como muchos sabrán en las antiguas sociedades se practicaba la forma más rudimentaria de intercambio: el trueque. O sea si yo era criador de ovejas y necesitaba una silla, debía recorrer la aldea buscando a un productor de sillas que estuviera dispuesto a cambiar x sillas por x ovejas. ¿Nadie adivina cuál puede ser la dificultad implícita? El tiempo que me puede llevar encontrar una persona dispuesta a intercambiar ovejas por sillas puede ser enorme. Esto, denominado el problema de la doble coincidencia de deseos, es lo que conduce a TODAS las sociedades con cierto grado de complejidad a crear un medio de cambio que agilice las transacciones y permita el surgimiento del comercio. Por eso otro elemento en común que tenemos todas las sociedades humanas, además de la religión y los impuestos, es el surgimiento de algún tipo de dinero. Para los reinos prehelénicos y más adelante para toda Europa fueron los metales, para algunas de las civilizaciones precolombinas fue el cacao, en la época de los romanos fue la sal (de la palabra latina de sal se deriva el SALario), y así podríamos seguir nombrando ejemplos.

Ahora bien, ¿que diferencia había entre esas primeras monedas y las que se utilizan actualmente? Principalmente en donde residía su valor. Estas primeras formas de pago valían per se y se las conoce como dinero mercancía. El ejemplo más claro de esto, y que continua hasta nuestros días, es el oro. La llegada de la revolución industrial trajo aparejado un problema para este tipo de dinero. El aumento exponencial de la producción convirtió a las economías de subsistencia en economías de consumo. ¿Cuál era el problema? La oferta de oro era ahora incapaz de satisfacer la enorme cantidad de transacciones que se realizaban a raíz del aumento de la oferta de bienes. Por esa razón los bancos empezaron a emitir papel moneda, que se suponía estaba respaldado en oro, pero que podía ser emitido en mucha mayor cantidad para hacer frente a la nueva realidad económica. Este dinero, que es el que utilizamos hoy en día, se conoce como dinero fiduciario, ya que a diferencia del oro no posee valor intrínseco. A este dinero el valor se lo damos NOSOTROS como sociedad, o sea es una de las tantas convenciones sociales que los humanos crean para vivir en comunidad. Nosotros como sociedad decidimos aceptar estos papelitos como válidos, como forma de simplificarnos las transacciones económicas, si mañana la sociedad decide dejar de aceptarlos el único valor que tiene es como papel higiénico.

Bueno por ahora la voy dejando por acá, porque como había mencionado en la anterior entrada hay MUCHO para escribir y no quiero que se me duerman por la mitad. Así que iré presentando los temas en “cómodas cuotas” de forma de no aburrir demasiado. El objetivo de esta parte fue desmitificar un poco el concepto de dinero, dando una breve reseña histórica. Ahora a leer comentarios y a medida que vaya escribiendo, iré publicando.

6 comentarios:

NUMAN dijo...

Leí,Andrés,y volveré con tiempo.Es Lunes,comprenderás...
Tengo una duda:Hablando del dinero como papel higiénico...los Madoff de este mundo tenían una enterocolitis aguda aparentemente,no? Es que el valor se lo da uno a los papeles...js

El Pi dijo...

rapidito: el dinero cagó todo!!!!

Pedro dijo...

Hola, probablemente el problema no sea el dinero en sí, si no que el sistema no contempla la creación del dinero en la misma medida en que se crean los bienes (tangibles o intangibles) y la existencia del interés, puede ser una falla que podría solucionarse si hubiera voluntad...
Si el dinero se creó para facilitar nuestras vidas, la realidad indica que algo se hizo mal.
Saludos.
Pedro de uruguay

NUMAN dijo...

Quiero acotar que tu labor docente en el tema del dinero ha sido muy encomiable.Miles de años sintetizados en unos pocos párrafos,muy bueno,si señor.
Espero que llegues al punto de la reserva federal,ya que ahí nos habíamos cruzado anteriormente.
Sigo sin creerme que la FED sea pública,aunque los papeles digan eso.

NUMAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrés dijo...

Numan: Me alegro que te haya gustado el "resumen". Si la verdad que sintetizar tantos años puede resultar medio complicado. Mi objetivo principal es que la gente termine de leer mis entradas, je, y con los temas que me estoy metiendo ahora prefiero sintetizar y dinamizar los tópicos que entrar a escribir en un lenguaje más técnico. La gracia es que sea algo de divulgación.

Pedro: Por ahi va mi idea, demostrar que el dinero no es algo diabólico de por si, y lo que es más importante es algo NECESARIO. Demostrar que no es un invento maligno del capitalismo, ya que su existencia es MUYYYYYY anterior a la aparicion de este sistema económico.
Ya muchos economistas propusieron que una de las formas de terminar con la inflación es juestamente esa, aumentar la cantidad de dinero emitida en la misma cuantía que aumenta la producción de un país.
Por último el tema del interés, más allá de las formas de usura, que deben ser castigadas,(y ya te adelanto NUMAN que esas es una de las funciones del banco central). Yo apoyo la existencia del interés, ya que este tiene una justificación económica, que va más alla de la ganancia desmedida del prestamista. Por alguna razón el interés existe desde que existen los prestamos..... Si querés una ampliación del tema avisame nomás.

Saludos